La gama de sensores sísmicos SC100 se ha diseñado para detectar vibraciones causadas por robos o intentos de
intrusión contra allanamiento a unidades de almacenamiento de objetos de gran valor.
El modelo SC100 es un sensor sísmico universal que se puede utilizar en cámaras acorazadas, puertas, cajeros automáticos, cajas fuertes y otros objetos de estructura sólida.

El modelo SC105 está específicamente desarrollado para cajeros automáticos desplazados o máquinas expendedoras
que están situadas normalmente en entornos con un alto nivel de ruidos incorporando una relación óptima entre sensibilidad e inmunidad ante falsas alarmas para los objetos sin encastrar que protegerá.

La serie SC100 ofrece diversas características exclusivas que reducen el tiempo de instalación, por ejemplo: resistencias de final de línea (RFL) integradas y LED de indicación de ruido ambiental integrado. Los detectores de esta serie tienen las dimensiones más reducidas del mercado y además el detector SC100 es una solución universal válida también para cajeros automáticos.